Perro Chow Chow

Efectivamente, esa bola de pelo de tamaño medio con cara de sabérselas todas es un chow-chow. De origen chino, esta raza compacta y no muy diferente, por su pelaje, a un león destaca por su lengua de color negro-azulado. Es por cierto, junto con otro perro chino, el shar pei el único que tiene la lengua de tal color.

Los estándares de la raza mandan que la cabeza sea fuerte y ancha con la nariz siempre de color negro. En cuanto a la cola, la veremos de tamaño medio y siempre algo encorvada, torcida hacia adelante.

Un precioso ayudante de su amo

Por lo que respecta al pelo, éste ha de presentarse sin manchas, rojo, azul, negro, leonado, crema y, en muy contadas ocasiones, blanco. El chow-chow más apreciado es aquél que  posee un pelaje muy abundante, recto y espeso, un tanto áspero al tacto. Este pelo es especialmente tupido y grueso junto al cuello, de modo que parece tener una melena leonina, aunque es cierto que una de las variedades de esta raza presenta el pelo corto.

Todas las razas antiguas han servido al ser humano de múltiples maneras. Y ésta es una de las más antiguas, de modo que en China se ha llegado a usar de guardián, cazador, ha ejercido de perro sagrado y ha desempañado al cantidad de funciones que sería largo y tedioso citarlas todas.

Son perros de carácter serio, tranquilo y bastante independientes. Con todo, se trata de animales fieles y cariñosos con la familia. Aun así, debemos tener cuidado: pueden llegar a mostrarse agresivos con los extraños, debido a su carácter dominante.

En cualquier caso, si vivimos en una ciudad y somos esclavos de un horario un tanto irregular, esta raza se adaptará bastante bien a nosotros, puesto que no precisa demasiado ejercicio y soporta bien vivir en un apartamento.

 

Publicidad

Deja tu comentario!!!