Obesidad en los Perros

obesidadenperros

La obesidad en los perros es un problema nuevo, asociado a la nueva vida que estos animales tienen como mascotas en los países más desarrollados, y que les llevan a tener los mismos hábitos que sus dueños, lo que los hace engordar.

Hay varias causas de la obesidad en los perros, siendo la principal la comida. Al igual que en los humanos, una dieta inadecuada hace que los perros engorden, lo cual les provoca problemas de movilidad y de salud.

Muchas personas dan lo mismo que ellos comen a sus perros. La conocida como dieta casera es casi un seguro para que el perro tenga obesidad, y más si se le dan cantidades de comida sin ningún tipo de control. Si el dueño come muchas grasas, el perro también las comerá en forma de sobras, por lo que terminará engordando.

El perro también puede engordar con un pienso balanceado, sobre todo si se le da sin control. Si tu perro come pienso, seguro que en la parte de atrás del saco vienen unas cantidades recomendadas en función del peso del animal, que no se deberían sobrepasar a no ser que nos demos cuenta de que el perro adelgaza.

Pero la comida, aunque es la principal causa de obesidad en los perros, no es lo único que hace que un perro engorde. La falta de ejercicio también es una causa de obesidad, que se da sobre todo en perros que viven en las ciudades, y que tienen como dueños a personas mayores.

Si vives en una ciudad, una buena cantidad de perros obesos irán conducidos por una persona mayor, que no puede dar al perro todo el ejercicio físico que necesita y que además suele darle algún que otro capricho en forma de comida casera o golosina.

Una vez que hemos visto las causas, vamos a ver las soluciones, que son muy sencillas ya que se basan en cambiar algunos hábitos, tanto del dueño como del animal para resolver los problemas que hemos visto en párrafos anteriores.

Lo primero que tenemos que hacer es dejar de dar comida casera a nuestro perro, y comprar el mejor pienso que podamos. Una vez que tengamos el pienso, hay que respetar las cantidades que el fabricante pone en la parte de atrás, y que se corresponden con el peso del perro. Una vez empecemos a dar estas cantidades no hay que dar nada más de comer al animal en todo el día.

Lo segundo a cambiar es el ejercicio. Hay que procurar que el perro haga ejercicio, aunque si está muy pasado de peso hay que empezar poco a poco. Si el animal no está acostumbrado podemos empezar por paseos cortos varias veces al día para ir aumentando la distancia poco a poco.

Si con estos cambios el perro no adelgaza, podemos ir al veterinario, que valorará si el perro tiene que comer un pienso específico para animales obesos, el cual tiene una alta cantidad en fibra y es bajo en grasas.

Publicidad

Deja tu comentario!!!