Los Anquilostomas en los Perros

Anquilostomas en los perros

Los anquilostomas son lombrices intestinales que afectan indistintamente a perros de todas las edades y, a diferencia de los ascaris, son más pequeños, filiformes y de color blanco rojizo. Las tremendas anemias que llegan a producir estos insaciables chupadores de sangre pueden llevar al animal a la muerte, sobre todo cuando es joven.

Los síntomas de esta enfermedad (vómitos, náuseas, postración, dolores abdominales, diarrea) pueden superponerse en parte a los que hemos visto para los  ascaris, con la diferencia de que pueden ser más marcados y de que la diarrea suele tener un color negruzco por la presencia de sangre digerida.

El ciclo vital prevé la liberación de los huevos a través de las heces. En éstas se forma una larva que puede introducirse por vía bucal, con la comida o el agua, o bien penetrar activamente a través de la piel, sobre todo la del abdomen o la de las almohadillas, que están más en contacto con el suelo.

La enfermedad se transmite también por medio de la leche materna que ingieren los cachorros, los cuales están ya parasitados en el momento del destete. La curación se logra con el uso de vermífugos suministrados por vía bucal o inyectados, a partir de los 30 días de vida.

La prevención, como para todas las parasitosis, concierne al ejemplar enfermo -fuente de contagio- y al lugar donde se liberan las heces y los huevos. Conviene recoger y destruir las heces en cuanto son evacuadas.

Publicidad

Deja tu comentario!!!